Diseño para el futuro y nuevas tendencias.

 Este post es parte del Design Blogger Competition organizado por CGTrader.

Las odaliscas espaciales de Courrèges que desfilaron durante la Primavera/Verano de 1969. Imágen: Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos.

La estética y visión robótico-espacial de Courrèges, Cardin, Rabanne y los Supersónicos determinaron nuestra forma de pensar sobre el futuro de la moda. Si bien la tecnología y el desarrollo de nuevos materiales invariablemente impactarán el modo en que se confeccionan nuestras prendas (esperemos que a favor de procesos más eficientes y respetuosos con el medio ambiente), son nuestros ideales y valores los que progresivamente cambiarán el panorama fashion. CGTrader me invitó a compartir mi visión sobre el tema. A seguir, las que considero serán tendencias clave para el futuro.

SUSTENTABILIDAD Y CONSUMO ÉTICO

Imágen: Fashion Revolution.

La moda es la segunda industria que más contamina: fabricar la ropa que usamos genera toneladas de basura, afecta químicamente la calidad del aire, agua y suelo, así como la salud de las personas involucradas en la cadena de producción, quienes en su mayoría trabajan en condiciones de esclavitud. Esta es una situación verdaderamente insostenible y cada vez más difícil de ignorar.

El nuevo desafío para los creadores de moda consiste en idear soluciones creativas y técnicamente viables que, apartir del proceso de concepción y diseño del producto en sí mismo, reduzcan el daño ambiental y tengan un impacto social positivo. El uso de fibras renovables y eco-eficientes se convertirá en prioridad en el diseño textil. La tortura animal será menos tolerada, pues el nuevo lujo no radica en tener un bolso o abrigo de piel, y sí en la creatividad y autenticidad por detrás de cada pieza.

INDIVIDUALIDAD

Ícono de la moda y la singularidad por excelencia: Iris Apfel. Imágen: WWD.

La moda como forma de expresión se ha vuelto más democrática, más liberadora y menos uniformizante. Los perfiles pre-establecidos de consumo ya no funcionan como antes: somos ciudadanos eclécticos y globalizados, con pasiones e intereses únicos, que en vez de seguir ciegamente las tendencias construyen su propia estética. Las impresoras 3D facilitarán la participación de los consumidores como co-diseñadores. Aumentará la demanda por piezas customizables y/o de edición limitada.

MINIMALISMO

Imágen: Pinterest.

Hemos renunciado a la ambición de tener y coleccionar cosas: cuestionamos su existencia y relevancia. Viviremos con menos, y en atención a esto, el nuevo diseño además de ser cautivante deberá tener significado e intención. Deberá agregar valor a nuestras vidas.

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *