Cuando tu estilo proyecta quién eres y cómo te sientes, cuando todo en tu guardarropa parece funcionar, deviene una sensación de alegría y realización fashionista. Este atuendo tiene todo lo que me gusta: siluetas clásicas, girly vibes, prints gráficos, una divertida dosis de color… y surgió casi sin pensarlo. Esto no sólo significa que me conozco mejor ahora que hace algunos años, sino también que me he vuelto una compradora más inteligente.

Aunque intento hacer espacio para prendas con potencial de acuerdo a lo que ya tengo, mi  única regla para comprar es elegir sólo piezas que me emocionen. Rara vez presto atención a las tendencias, a menos que esté amando alguna en ese momento (en cuyo caso lo más probable es que bloguee al respecto).

Cancela el ruido exterior por un segundo, olvídate de lo que todo el mundo está usando. El estilo debe hacernos felices, no esclavos de lo que está in y lo que no.

Top: Forever 21. Falda: Highstreet. Bolso: Chanel vintage. Pumps: Zara.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *